Mr. Natural es...

Mi foto
México, D.F., Mexico
Cuando busco la verdad, pregunto por la belleza.

lunes, 9 de mayo de 2011

El Ave María por Internet

Texto escrito el 6 de noviembre de 2006


Como juego, el uso de traductores instantáneos de la internet es muy divertido, porque descubre uno lo que la automatización logra con el idioma.

Así, Jelly Roll Morton se convierte en el Rodillo Morton de la Jalea; Billy Branch es La Rama de Billy; John Lee Hooker es Puta de las Heces de Juan; Jimmy Reed es Caña de la Barreta; y –en sentido contrario, es decir, de español a inglés- Eduardo Serrano es Mountain Eduardo.

¿Y qué sucede con el Ave María?

Dice el original que Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Pasémosla ahora y varias veces por el traductor instantáneo (de español a inglés, de inglés a español, de español a inglés, etcétera). ¿Con qué nos encontramos? Leamos, para responder, dos momentos de la traducción automática:

Tercera destilación

El dios ahorra a ti, María, llena estás de tolerancia, el Caballero está con ti, bendecido tú estar entre todas las mujeres y bendecida es la fruta que de ti hace bolso, Jesús. Santa María, madre del dios, ella nos solicita por los pecadores, ahora y sobre la hora de nuestra muerte.


Quinta destilación

El dios te ahorra, María, llena estás de tolerancia, el Jinete está con ti, bendecido para estar a ti entre todas las mujeres y bendecida te es a ti la fruta que de ti hace el monedero, Jesús. Santa María, madre del dios, ella pide nosotros por los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.


Del contundente Dios único pasamos a un dios minúsculo que piensa en ahorrar algo. Y la gracia (que es don divino, regalo de las alturas) se convierte en simple aguante. Ese dios menor ya no es Señor sino Caballero y, por tanto, Jinete. Y el vientre de María, acorde con el dios de las buenas finanzas, es bolso que sirve de monedero.

Leamos ahora los primeros versos del Sueño Primero, poema grande y espléndido de la jerónima Juana, para reflexionar acerca del hipérbaton y distinguirlo de la licuadora cibernética:


Piramidal, funesta, de la Tierra
nacida sombra, al Cielo encaminaba
de vanos obeliscos punta altiva,
escalar pretendiendo las estrellas;
si bien sus luces bellas
-exentas siempre, siempre rutilantes-
la tenebrosa guerra
que con negros vapores le intimaba
la pavorosa sombra fugitiva,
burlaban tan distantes...

Primero Sueño es un poema de 975 versos (los que transcribo son apenas los diez primeros, aquellos en los que sor Juana inicia su descripción cósmica del anochecer terrenal), texto grandilocuente, genial, juguete fabuloso, estallido poético de una mente ingobernable, poema que es monumento a las posibilidades de la palabra como generadora de imágenes, de sonidos, de ritmos, de ideas, de música, de aventuras mentales.

¿Y qué pasa si metemos los versos de sor Juana por el alambique de los traductores virtuales? Con la destilación cibernética (tres veces), sucede lo siguiente:

Piramidal, desafortunada, de la crema de la cortina del SIDA de la tierra,
al cielo pedido del extremo arrogante de las bahías de los obeliscos,
para levantar las estrellas que intentaron;
aunque tus luces hermosas
-lanzar siempre, siempre rutilantes-
la guerra tenebrosa que con los cocineros negros
intimaba del vapor la cortina terrible del fugitivo, engañó tan distante…

No es invento mío: al Primero Sueño llegan, por las artes de la traducción, el virus del SIDA y unos extraños cocineros negros.

Comentario de NSG. Cabrón, qué buen material te están surtiendo en tu parroquia. Y, claro, yo quiero un trabajo como el tuyo. Sea como sea, éste es una de las mejores entregas que nos regalas a tus incautos visitantes.

Respuesta de AAT. El tema me interesa, hermano, y trato de abordarlo por diferentes ángulos. Por ejemplo, no sé si me has visto leer un librito rojo. Se llama Defensa apasionada del idioma español, de un jovencito apellidado Grijelmo, redactor jefe del diario El País y responsable de su libro de estilo. Bueno, pues resulta que Grijelmo dedica varias páginas a la diferencia entre "enriquecer" y "sustituir" en el constante tráfico de lenguas. Así, el autor apoya entusiasmado la naturalización en el español de palabras "extranjeras", que son tesoros incalculabes, enriquecimientos llegados de un Cielo horizontal, como el godo BRAMAR, la vascuence IZQUIERDA (ezquerra), las GREÑAS celtas, la helénica METÁFORA, la ALFOMBRA árabe, el náhuatl AJOLOTE... y su coterráneo GUAJOLOTE, el ENTREMÉS de los catalanes y el CHUBASCO portugués, y el francés JARDÍN.

Pero Grijelmo no encuentra razón para aceptar el "top less" anglicano... ¡si bien podemos decir "tomar el sol EN PELOTAS! O, de manera más castiza, "tomar el sol en tetas", palabra esta última (tetas, nunca sobra escribirla) tan diáfana y fotográfica, tan sagrada.

En fin, hermano, Tlacuiloco, que gracias por leerme.

No hay comentarios: